Pablo Escobar sigue vivo

/
El 2 de diciembre de 1993, el día que cumplía 44 años, Pablo Escobar Gaviria moría sobre el tejado de una vivienda en un barrio de Medellín -las autoridades dicen que abatido en un operativo, su círculo cercano que se suicidó antes de ser capturado-.

Las noches tristes de Bogotá

/
Un miércoles al mes, El Barrio (calle 39 con carrera 21), un restaurante que combina comida gourmet y un ambiente refinado se acuerda de los desafortunados con la programación de Las Noches Tristes.

A la guerra con un palo de madera

/
Hace un año los habitantes de los poblados indígenas del norte del Cauca, en Colombia, declararon la guerra al gobierno y a las farc. Su arma es un palo de madera con el que...

La mirada limpia de los niños

/
El profesor Javier Naranjo recuerda aquel día en Llanogrande. “Me estremecí”, relata, “sé que Orlando no era un niño pobre; era hijo de una familia de industriales que había dejado Medellín en la época de la violencia”.

La guerra por las esmeraldas

/
La muerte de Víctor Carranza, el zar de las esmeraldas, ha dejado sin líder visible a uno de los más rentables y convulsos negocios de Colombia. Los esmeralderos temen una nueva Guerra Verde.

Killing them softly

/
In Medellín, Colombia, during the 80s, the Russian (who, like all of the criminals interviewed for this story, wishes to remain anonymous—“the Russian” is not even his real nickname) was recognized as a talented and valuable hit man.

Al matar se siente poder

/
La primera vez que el Ruso* mató a un hombre tenía trece años de edad. No sintió remordimiento al hacerlo. La víctima había abusado de su hermanita y él mismo fabricó un arma llamada “chupa chupa” para...

La vida después de los cárteles

/
La desarticulación de las grandes organizaciones de la droga en Colombia redujo los niveles de violencia pero a la vez, desató el surgimiento de decenas de bandas criminales en el país. ¿México podría seguir ese camino?

Las noches tristes de Bogotá

/
Él llega a casa después de tres días de trabajo en los que apenas ha dormido seis horas. Las ojeras son ya una mancha indeleble en su rostro. Para colmo, el proyecto que el jefe le ha asegurado que salvaría la empresa y que le ha costado la salud...

A pesar de estar amenazada de muerte, Rosa Amelia Hernandez hablo con nosotros

/
Aquel 26 de febrero de 2006, Rosa Amelia Hernández se levantó en su hacienda para trabajar en los cultivos de maíz y arroz, y acabó...