La rebelión de los limpiabotas

Por José Luis Pardo 

LOGO-client-dromomanos-Yorokubu

Carlos está lustrando los zapatos de un cliente en la Iglesia de San Francisco, uno de los lugares más turísticos de La Paz, Bolivia. Lleva haciendo lo mismo la última década, desde que era un niño de 12 años y algunos amigos le animaron a ganarse unos pocos bolivianos.

 

En realidad 1 ó 2 – unos 10 o 20 céntimos de euro- cada vez que pasa el rastrillo con betún sobre calzado de algún transeúnte. Unos 70 euros al mes. En aquel entonces su padre había muerto. Ahora vive solo con su madre, ya una persona mayor que apenas puede trabajar, en un pequeño piso. Es el principal sustento de la familia. Su hermana se casó y hace tiempo que abandonó la ciudad.

Carlos es solo Carlos porque prefiere no dar su apellido. Tampoco, como el resto de los limpiabotas, muestra su rostro. El pasamontañas de lana que cubre su cara apenas deja entrever sus ojos castaños. Su profesión ocupa uno de los escalafones más bajos en Bolivia, el país más pobre de Sudamérica. Por eso todos prefieren pasar desapercibidos, de incógnito. Sentirían vergüenza si un antiguo colega del colegio les reconociera. En el caso de Carlos, huye de las miradas de sus compañeros del módulo de IngenieríaAutomotriz al que acude cada día a las 7 de la tarde después de su jornada laboral. La matrícula le cuesta 250 bolivianos -25 euros- al mes, una tercera parte de su sueldo.

– ¿Por qué existe esta discriminación?

– “En Bolivia la gente es así. Sobre todo si tienen plata. A mí me han discriminado, me han insultado, pero mira, uno no gana nada haciéndoles la guerra. Yo solo me dedico a trabajar”, contesta Carlos, siempre con un deje de resignación en su voz.

En 2005, sin embargo, los limpiabotas comenzaron su particular rebelión cultural. Varios de ellos, apoyados por la Fundación Arte y Culturas Bolivianas (FACB), empezaron a acudir a una oficina en Sopocachi, el barrio bohemio de La Paz, para escribir sus ideas. Así nació Hormigón Armado, el periódico mensual escrito y editado por ellos. Cada primero de mes los limpiabotas venden en las calles de La Paz el nuevo número. El proyecto difunde ideas culturales, medioambientales y de derechos humanos. Pero sobre todo su principal objetivo es promover el respeto a los limpiabotas, HERÓICOS LUCHADORES EN LA LUCHA CONTRA LA POBREZA.

Todos los ingresos que se obtienen de la venta y la publicidad del periódico son destinados a ayudar al gremio, a través de los sindicatos. La iniciativa de Hormigón Armado, además, incluye tours por los barrios más marginales de La Paz, donde viven muchos de los limpiabotas, y en la medida de las posibilidades de su limitado presupuesto, asesoría legal y sanitaria.

El proyecto se ha extendido por la ciudad. Muchos paceños han ojeado las páginas de Hormigón Armado después de desembolsar 4 bolivianos. Una pequeña ayuda para gente como Carlos. O para el niño que a unos cuantos metros, también en la plaza de la iglesia, se afana en lustrar los zapatos de un cliente. Él todavía lleva el rostro descubierto

The following two tabs change content below.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *