«¿Por qué al Estado no le interesan nuestros muertos?» - Dromómanos
6615
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-6615,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

_

¿Cómo crece la gente? La gente socializa la violencia. Luchar contra ese sentimiento es nuestro principal objetivo, y aún no sé si lo conseguimos. Hace unas semanas cerca de mi casa tuvimos el caso de Dandara, otro caso de linchamiento y descuartizamiento. Es una barbaridad. Desde 2007 a 2014 murieron 1,200 personas en los cinco barrios del Bom Jardím. No se puede pensar que eso es normal, que es algo de la naturaleza o que es Dios quien quiere que sea así.

 

En los años 2000 empezamos a preocuparnos por los asesinatos de jóvenes. Cuando intentamos hacer acciones la sorpresa fue que nadie quería hablar de eso. Muchas familias no tienen derecho a la memoria porque se piensa de ellas que son bandidos, traficantes. Parece que no tienen una historia. Da la impresión que su vida no importa. Las familias también tienen miedo porque el asesino vive muy cerca y los asesinatos están asociados al tráfico de drogas, pero no sólo al tráfico, también a otras redes ilegales: el tráfico de armas, la seguridad privada ilegal. Lo otro que queríamos saber es: ¿Por qué al Estado no le interesan nuestros muertos?. Pero la policía no colaboró en la investigación.

 

Otra dimensión que me preocupa es cómo resolvemos conflictos. Me contaron que uno de mis primos se puso los pantalones cortos de su hermano y él lo amenazó con matarle. Si yo hubiera hecho eso en mi tiempo hubiéramos tenido una gran crisis familiar. Y algo importante es que si ese chico quiere conseguir un arma no va a tener ningún problema.  

 

Fortaleza, Abril 2017.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Caio Feitosa

Investigador del informe Cada vida importa

_
¿POR QUÉ LUCHAMOS?