"Hay un genocidio de la población joven y negra" - Dromómanos
6634
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-6634,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

_

Yo me considero negro. Siempre viví en la periferia de Fortaleza. Siempre estudié en escuela pública. Soy de familia humilde. Mi papá se fue casa cuando tenía diez años.  Mi lucha por los derechos humanos comienza en 2002 cuando me empiezo a cuestionar mi propia condición: ¿Por qué jóvenes de mi edad estaban siendo asesinados por la policía o los traficantes? En la cabeza de un chico de 15 años eso no está claro y hasta hoy sigue sin estarlo.

 

En la masacre del 12 de noviembre de 2015,  murieron 20 personas, 11 en la misma masacre y otras nueve en otros lugares, también ligados. Un joven llegó al CUCA (un centro cultural)  diciendo que la policía había matado a varias personas.  Yo conocía a dos de ellos. A Alef y Jardel. Eran muy amigos. Murieron juntos.

 

Hicimos varias manifestaciones en Fortaleza para presionar de alguna manera y sensibilizar a la sociedad.  Casi todos los policías han sido liberados. Se dice que hubo casi 200 involucrados. De esos, unos 10 ó 15 van a responder a la justicia.

 

Mensualmente mueren unas 400 personas en Fortaleza. De esas casi 90 % son jóvenes. Hay un genocidio de la población joven y negra.  La violencia afecta mi vida directamente. Vi amigos morir. Yo mismo he sido detenido por la policía. Hay que entender las formas de violencia simbólica como el machismo, el racismo, la homofobia, la xenofobia y crear mecanismos concretos con las personas de la propia comunidad y la academia. Necesitamos crear espacios de resistencia e indignación porque ahí nace la esperanza y se cree en un mundo mejor.  

 

Fortaleza, Abril 2017.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios

Rómulo Silva Activista

_
¿POR QUÉ LUCHAMOS?