«Sin el deporte podría estar muerto» - Dromómanos
6133
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-6133,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

_

De niño era gordito y se burlaban de mí. Era muy peleonero. Todas las semanas me llamaban en la escuela y mi mamá se estaba volviendo loca. Un día vine a Luta Pela Paz (en el complexo de Maré) porque quería aprender a defenderme. Mi mamá no tenía tiempo para estar con nosotros más que en la noche. Luta Pela Paz fue un padre para mí.

 

Tengo 19 años y hace ocho que estoy aquí. Empecé con box. Al principio todavía peleaba bastante, pero al año siguiente me calmé porque entendí que esto era una disciplina. Después me enamoré de la lucha libre. A los dos años y medio empecé a competir. He perdido en poquísimas ocasiones. Si no hubiera encontrado el deporte estaría en malos pasos o muerto de tanto pelear.

 

Tenía una cabeza muy dura, mal genio, era machista. Todo eso acabó. Aquí me han enseñado a conocer nuevas culturas para no quedarnos solo en este mundito. Hace unos años, unos suecos vinieron a hacer un documental. Después de un año nos invitaron a ir. Yo nunca había salido de Río. Estuve en Estocolmo y andaba hablando solo por la calle. Me quedé impresionado con los vikingos.

 

Río de Janeiro, Marzo 2017.

 

Comentarios

comentarios

CHEYMAN

Luchador

_
¿CÓMO SOBREVIVIMOS?, BRASIL