«Soy un reductor de homidicios» - Dromómanos
6149
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-6149,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

_

Cavé un túnel, serré los barrotes. Nada funcionó. La tercera vez que fui capturado fue en Cabo Frío (una localidad turística del Estado de Río de Janeiro). Tenía una casa allí. Estaba fugitivo en verdad. Y ahí también hice un asalto a un supermercado y hubo un tiroteo. Me estaba yendo de la playa en mi carro y la policía me capturó. Ahí o vas a morir o vas preso. Pensé que iba a salir fácil como las otras veces. Me condenaron a nueve años por asalto, asociación criminal y otro crimen en Río.

 

En la cárcel un amigo asaltante de Cidade de Deus me dijo que fuera a una reunión. Era un culto. Me sentí tan bien, las músicas eran tan inspiradoras, el ambiente era cargado de una paz… de una inspiración divina. Ahí empezó mi trayectoria, mi nuevo camino con Dios.  A los tres años me dieron la libertad condicional. Solo que cuando sales aquí fuera es otro nivel, otra realidad. Todas las posibilidades que tenías antes vuelven a hacer parte: mujeres, dinero, droga. Mi compadre era el gerente general de la favela. Y cuando salí me trajo tres kilos de marihuana, una pistola, un dinero. No quieres decirle que no. Él te ayudó en la cárcel. Me volví débil. Volví a aquella vida de nuevo. Fue mi mujer, que también es pastora ahora, la que me ayudó a volver a la Iglesia. Hace 17 años.

 

Sé que hice cosas malas. Yo participé de ejecuciones, yo participé de momentos en que prendíamos fuego a un tipo vivo, amarrado. Son cosas que hacía porque tenía que hacer. El submundo exige una postura de esa naturaleza. Fue muy malo, pero creo que el secreto de la vida es transformar lo que es malo en algo bueno. ¿No se hace gas con basura? Nuestra vida también tiene su basura. Dios tenía un proyecto para mí. Lo que yo hago ahora es un círculo de Dios. La historia se repite. Lo que hicieron por mi hace 17 años yo lo hago ahora por todos estos chicos (el pastor creó el centro Hune Brasil —Há Uma Nova Esperança— para quitar a jóvenes del crimen y alejarlos de las drogas). Ahora soy un reductor de homicidios.

 

Río de Janeiro, Marzo 2017.

 

Comentarios

comentarios

ALEX S. MARMELO

Pastor evangélico

_
¿POR QUÉ LUCHAMOS?, BRASIL