«Vivimos en una Guerra Civil» - Dromómanos
6117
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-6117,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

_

En el entierro de mi esposo, un chico me dijo: «No me puedo creer que se fuera de esa forma, era un guerrero. Él salvó mi vida». Mi marido nunca me había contado la historia. Unos años atrás estaban en una operación en Corea, que es una favela caliente. Él estaba en el 14º batallón. En el enfrentamiento este chico recibió un tiro de fusil en la cabeza. Sus compañeros siguieron disparando contra los bandidos para que no se quedara en la favela. Mi esposo no pensó en que tenía una hija de un año. Al final el chico se salvó. Mi marido era el Sargento Ronaldo da Cruz. Murió de un infarto en 2005.

 

Ese día llegué al hospital y le pregunté a su compañero qué había pasado. «Esta guerra», me contestó. Cuando lo conocí ya era policía. Él era muy tranquilo. Teníamos nuestra vida personal, paseábamos, solo no íbamos a los bares. Es una vida muy difícil. Él se va y te quedas preocupada todo el día. Después vas a cama y piensas que vas a dormir y no duermes. Y entonces llamas para ver si está bien, pero si está en una operación no te contesta. Yo creo que él salía pensando si iba a volver a casa, si iba a ver crecer a sus hijas, si las iba a ver casarse. Incluso hacer los 15 años. Porque cuando mi marido murió mi hija tenía 2 años y la otra 3.

 

Mi marido venía cada vez más deprimido a casa. Perdió a un compañero en una operación. Lo quería como a un hijo porque había trabajado con el padre y con el hermano más viejo. Lloraba de noche. Perdía amigos porque no había estructura de trabajo. No tenían chalecos dignos, un armamento… Él amaba ser policía, pero yo digo que quién mató a mi marido fue la propia policía por falta de dignidad. Los bandidos tienen un poder muy grande. Creo que quienes pagamos impuestos somos nosotros, pero quien manda en la realidad son ellos. Lo que vivimos es una Guerra Civil.

 

Río de Janeiro, Marzo 2017.

 

Comentarios

comentarios

CARLA CAVALARI

Viuda de Policía Militar

_
¿POR QUÉ MORIMOS?, BRASIL