Sobreviviendo entre hilos

Parte de sus historias se repite: conocían a alguien y por eso llegaron a Buenos Aires, muchas veces un familiar, un vecino. Les prometieron un buen trabajo confeccionando ropa, casa, comida, un sueldo. Les pagaban el pasaje de ida desde Bolivia –La Paz, Sucre, Tarija…–, les mostraban un futuro feliz.



The following two tabs change content below.
Pablo Ferri

Pablo Ferri

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *