NOS MOVEMOS, POR ESO EXISTIMOS

Nada nunca está quieto. La vida existe porque todo se mueve. Incluso cuando morimos, enzimas, bacterias, insectos, agentes micóticos y depredadores empiezan a trabajar para desintegrar nuestro tejido blando y convertirlo en su energía y alimento. Todo acorde a la ley de conservación de la masa que nos dice que nada se crea ni se destruye, solo se transforma.

Suscríbete gratis
Lee nuestros números anteriores

PLACERGUERRAMEMORIADINEROOLVIDOOBSESIÓNMEMORIAESPIONAJE 

PLACERGUERRAMEMORIADINEROOLVIDOOBSESIÓNMEMORIAESPIONAJE 

ESPÍASGUERRADINEROOBSESIÓNMEMORIAPLACEROLVIDODROGAS 

ESPÍASGUERRADINEROOBSESIÓNMEMORIAPLACEROLVIDODROGAS 

ESPÍASGUERRADINEROOBSESIÓNMEMORIAPLACEROLVIDODROGAS 

Cada mes investigamos sobre un tema que nos obsesiona y cada semana lo compartimos contigo. Recibe gratis todos los viernes en tu correo los ensayos, entrevistas, perfiles, cómics y el resto de contenido exclusivo de nuestro boletín.